Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Sonda de la NASA se alista para un Año Nuevo histórico

Sonda de la NASA se alista para un Año Nuevo histórico - Foto de NASA
Foto de NASA

La sonda New Horizons de la NASA se aproxima a toda velocidad a Ultima Thule para poder fotografiarlo la noche de Año Nuevo

La NASA inició el lunes la cuenta regresiva final para el vuelo de acercamiento de una sonda sobre Ultima Thule, el más lejano y posiblemente más antiguo cuerpo cósmico jamás explorado, con la esperanza de saber más sobre la formación de los planetas.

La sonda New Horizons se aproxima a toda velocidad a Ultima Thule que está a unos 6 mil 400 millones de km para poder fotografiarlo la noche de Año Nuevo en un sobrevuelo de alto riesgo.

Se trata del objeto más lejano que se ha estudiado nunca y con su captación la NASA celebrará su entrada en 2019, que será transmitida en directo en su sitio de internet (www.nasa.gov/nasalive) a partir del momento en que New Horizons pase sobre esta reliquia helada de los confines del sistema solar.

Una película de animación simulará el vuelo de la sonda, previsto para el martes a las 00:33 h locales de Washington (05:33 h GMT), con una canción compuesta para la ocasión por el guitarrista de Queen, Brian May, que también es doctor en astrofísica.

Será imposible, sin embargo, tener imágenes en directo de la sonda, ya que a esta distancia hacen falta más de seis horas para que una señal procedente de la Tierra llegue a New Horizons, y otro tanto para que regrese. Pero si todo marcha bien, las primeras imágenes de Ultima Thule llegarán a la Tierra en los próximos tres días.

Sonda New Horizons

La primera señal del sobrevuelo, debería llegar a la Tierra unos 10 horas después del sobrevuelo; o sea sobre las 14:45 h GMT. Solo entonces la NASA sabrá si la nave salió airosa de su misión.

Los científicos “están muy nerviosos sobre lo que puede ocurrir”, dijo el lunes Alan Stern, director científico de la misión.

El objetivo de esta misión es comprender cómo se formaron los planetas, explicó Stern.

“Este objeto está tan helado que se conserva en su forma original”, dijo.

“Todo lo que aprenderemos sobre Ultima (su composición, su geología, cómo se formó, si tiene satélites o la atmósfera) nos informará sobre las condiciones de formación de los objetos del sistema solar”, añadió.

 

Cuidado con la velocidad

Ultima Thule se encuentra en el cinturón de Kuiper, un enorme disco cósmico que se remonta a la época de la formación de los planetas que los astrónomos llaman a veces “granero” del sistema solar.

Los científicos no saben si ese cuerpo celeste, descubierto en 2014 por el telescopio espacial Hubble, es redondo, alargado, o si se trata de un único objeto o de un agregado de materia. Tampoco están seguros de su tamaño, pero se calcula que es unas 100 veces más pequeño que el planeta enano Plutón.

Para comprobarlo, decidieron enviar a la sonda New Horizons a estudiarlo después de que ésta acometiera con éxito en 2015, nueve años después de su lanzamiento, su misión principal: enviar a la Tierra imágenes extremadamente detalladas de Plutón.

Esta vez “vamos a tratar de obtener imágenes de Ultima con tres veces más resolución que las imágenes de Plutón”, explica Stern. “Si lo conseguimos será espectacular”.

Pero la misión es peligrosa. New Horizons recorre el universo a 51.500 kilómetros por hora y a esa velocidad si le impacta un fragmento del tamaño de un grano de arroz se destruiría instantáneamente. Si todo va bien, sin embargo, la sonda llegará a 3.500 km de la superficie de Ultima y sobrevolará el objeto a una velocidad de 14 km por segundo.

Una isla lejana

Ultima Thule debe su nombre a una isla lejana de la literatura medieval. “Significa ‘más allá de Thule’, más allá de los límites conocidos de nuestro mundo, lo que simboliza la exploración más allá del cinturón de Kuiper”, explicó la agencia espacial en un comunicado.

Descubierto en los años 1990, este cinturón se encuentra a unos 4.800 millones de kilómetros del Sol, más allá de la órbita de Neptuno, el planeta más alejado del sistema solar.

“Es la frontera de la astronomía”, indica el científico Hal Weaver, de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

“Por fin hemos llegado a los límites del sistema solar”, se entusiasma. “Esos objetos están ahí desde el principio y creemos que no han cambiado. Vamos a verificarlo”.

A pesar del cierre parcial de las administraciones federales, a causa de un forcejeo entre el presidente Donald Trump y la oposición demócrata sobre la financiación del muro en la frontera con México, la NASA, que depende de fondos federales, ha prometido que seguirá en funcionamiento.

Su administrador, Jim Bridenstine, ha prometido noticias también de otra sonda: OSIRIS-REx, que se pondrá en órbita alrededor del asteroide Bennu la noche de San Silvestre.

Con información de AFP

#NASAsondaUltima Thule
Menú de accesibilidad