Seabubbles, la embarcación eléctrica que “vuela” en el agua

Seabubbles, la embarcación eléctrica que “vuela” en el agua - Captura de Pantalla
Captura de Pantalla

El objetivo de este proyecto es que los usuarios no sientan que navegan en un barco, sino las de estar en un automóvil en la carretera

El Hydroptère, un vehículo creado por el navegante Alain Thébault y el legendario Eric Tabarly, despegó en 1994 convirtiéndose en la primer embarcación en superar los 50 nudos de velocidad.

Desde ese momento, Thébault no dejó de soñar con barcos que no tocasen el agua, y parece estar a punto de lograrlo con su último proyecto, el Seabubbles.

A finales de 2015, el navegante se alió con el campeón del mundo de windsurf Anders Bringdal para crear un nuevo vehículo acuático para ríos y canales, un transporte que no contamine y que solucione los problemas de movilidad y medioambientales en las grandes ciudades.

Hace un año, se podían ver los primeros prototipos de esta embarcación; y estos últimos días, el lago Lemán, en Ginebra, Suiza, es el escenario de las pruebas de este novedoso sistema de control de vuelo.

En dos meses, según informó Le Paresien, dos o tres unidades podrían iniciar con los primeros ensayos como ‘ecotaxis’ en París, a falta de obtener los permisos para circular por el río Sena.

El nuevo sistema de control eléctrico del Seabubble, conocido como “Fly-by-wire”, desarrollado por el equipo de hidrodinámica, aerodinámica y dinámica de fluidos computacional Caponnetto Hueber, mantiene satisfechos a sus creadores.

 

El objetivo de este proyecto es que los usuarios no sientan que navegan en un barco, sino las de estar en un automóvil en la carretera.

Cuando la nave alcanza los seis nudos de velocidad (11 kilómetros por hora aproximadamente), se produce el despegue.

El SeaBubbles está construido con materiales biodegradables muy ligeros, y consta de una cabina para los pasajeros.

La embarcación está propulsada exclusivamente por energía eléctrica, con una autonomía de entre 80 y 100 kilómetros. Además, su diseño evita la creación de olas.

Hasta el momento, en Suiza se han construido cinco unidades y Alain Thébault confía en iniciar este año iniciar con una producción a gran escala, esperando cerrar tratos con otras ciudades de Francia y en otros países como Dubai o Italia.

barcovehiculos
Menú de accesibilidad