Lanzan al mercado bebidas con latas que se enfrían solas


Lanzan al mercado bebidas con latas que se enfrían solas - Foto de The Joseph Company
Foto de The Joseph Company

The Joseph Company lleva cerca de 20 años desarrollando este sistema, destinado para usarse en zonas con refrigeración limitada, participantes en actividades como camping, pesca o navegación

La mayoría de las bebidas están diseñadas para tomarse a una temperatura baja, tal es el caso de los refrescos, el agua de sabor y la cerveza.

Sin embargo, a veces sucede que, al traerlas con nosotros, se calientan y no tenemos a la mano una heladera o hielo para enfriar el producto.

Ante esto, la empresa californiana The Joseph Company, especializada en tecnología y alimentación, lanzará un sistema con el que podremos solucionar dicha dificultad.

“La primera lata del mundo que se enfría sola”, asegura la empresa en su sitio web.

Foto de The Joseph Company

 

 

 

Esta iniciativa ha logrado un reconocimiento por parte de la NASA, un premio de la Agencia de Protección del Medio Ambiente y uno más del ejército estadounidense.

The Joseph Company explica que lleva cerca de 20 años desarrollando este sistema, al que han llamado ‘Microcool’, para permitir que las latas se enfríen solas.

“Consumidores en zonas con refrigeración limitada, participantes en actividades como camping, pesca o navegación, y pequeños comerciantes comprenderán el impacto que la autorrefrigeración representa hoy día para la sociedad”, manifiesta la firma.

La compañía señala que se utiliza una “revolucionaria tecnología que enfría automáticamente la bebida de su elección en (apenas) un minuto, sin usar electricidad, energía o hielo”.

 

Las llamadas ‘Chill-Can’ ya se venden en las tiendas de la cadena estadounidense 7-Eleven, en 15 establecimientos de Los Ángeles, California.

El primer producto que adoptó esta tecnología es una nueva marca de café helado llamada ‘Fizzics Sparkling Cold Brew Coffee’, y para hacerla funcionar se necesita girar una pequeña pieza en la base del recipiente, antes de voltearla rápidamente.

Con ello, se libera dióxido de carbono (CO2) de un depósito interno, lo cual enfría el recipiente, logrando que la bebida esté lista para beberse en entre 75 y 90 segundos, disminuyendo su temperatura a aproximadamente 16 grados centígrados.

Foto de The Joseph Company

 

No obstante, algunos clientes reclamarán por el precio, pues cada lata de esta bebida roza los cuatro dólares.

“Será la primera bebida que pueda enfriarse bajo demanda, aportando un nuevo nivel de conveniencia a los clientes que quieran disfrutar de una bebida fría cuando lo deseen”, indicó Tim Cogil a la prensa local, director de marcas privadas de 7-Eleven.

A pesar de que esta tecnología es reciente, no es el primer intento en crearla, pues en 2012, la misma empresa intentó hacerla posible para la multinacional estadounidense PepsiCo mediante el uso de un gas llamado HFC-134a.

No obstante, este gas de tipo hidrofluorocarbono (palabra de la cual se derivan sus siglas HFC) es muy negativo para el efecto invernadero.

 

Greenpeace advierte que el HFC-134a es un gas “promovido por la industria química que, si bien no daña directamente la capa de ozono, tiene una alta incidencia en el calentamiento global”.

 

 

Con información de BBC Mundo

bebidasciencialatatemperatura