La misteriosa migración de los tiburones ballena
Foto de NOAA

Científicos del Smithsonian Tropical Research Institute rastrearon a una hembra de tiburón ballena desde el Pacífico oriental hasta el oeste del Indo-Pacífico a lo largo de 20 mil 142 kilómetros, la ruta de migración más larga registrada.

El biólogo marino Héctor M. Guzmán, marcó a una hembra de tiburón ballena (Rhincodon typus) cerca de la isla Coiba en Panamá, la más grande de la costa de América Central, un parque nacional, Patrimonio de la Humanidad y área marina protegida.

El investigador consideró la posición del ejemplar, al que apodó Anne, basándose en las señales de una etiqueta de Posición y Temperatura Inteligente (SPOT) atada al animal, recibida por el Satélite de Investigación Avanzada y Observación Global (ARGOS).

La etiqueta solamente envía información al satélite cuando el ejemplar nada cerca de la superficie.

Foto de NOAA

Anne permaneció durante 116 días en aguas de Panamá, para posteriormente trasladarse hacia la Isla Clipperton en Francia, cerca de la Isla del Coco en Costa Rica, en su camino a la Isla Darwin en Galápagos en Ecuador; sitio en al que llegan varios grupos de tiburones.

Seguidamente, 266 días después de que la etiquetaron, la señal desapareció, lo cual indicó que la tiburón ballena navegaba demasiado profundo para seguirla; tras 235 días de silencio, las transmisiones reiniciaron al sur de Hawái.

Luego de permanecer nueve días en dicho lugar, siguió su camino por las Islas Marshall hasta que llegó a la Fosa de las Marianas, un cañón en el océano cerca de Guam en el Pacífico occidental que contiene la máxima profundidad de los mares, más de 11 mil metros.

Foto de NOAA

“Tenemos muy poca información sobre por qué migran los tiburones ballena”, dijo Guzmán. “¿Están buscando comida, buscando oportunidades de cría o impulsados por algún otro impulso?”, cuestionó.

“A pesar de ser el pez más grande del mundo, me sorprende lo poco que sabemos sobre esta especie”, manifestó Scott Eckert, coautor y profesor de biología en Principia College. “Cuando comencé a trabajar en ellos, se debatió su taxonomía, y aún no estaba claro cómo se reprodujeron”.

Se piensa que cerca de una cuarta parte de los tiburones ballena viven principalmente en el Atlántico, mientras que tres cuartas partes habitan el Indo-Pacífico, en aguas cálidas, tropicales y subtropicales.

Esta investigación representa la migración más larga registrada hasta la fecha y la primera evidencia de una posible ruta transpacífica.

Al igual que Anne, otros ejemplares parecen seguir la Corriente Ecuatorial del Norte durante la mayor parte de la distancia.

Las hembras grandes pueden nadar un promedio de 67 kilómetros diarios.

https://www.youtube.com/watch?v=tyvJlMGo3Yk&feature=share

Con información de The Smithsonian Tropical Research Institute