Foto de Internet

CEO de Tesla busca fusionar el cerebro con una computadora

Elon Musk, busca con su nueva compañía Neuralink, que la personas se comuniquen a través del pensamiento


Netlog

Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, tomará el mando de otra nueva compañía llamada Neuralink, la cual busca fusionar el cerebro humano con una computadora.

La versión corta de la magnitud de este proyecto tan ambicioso, es que Neuralink seguirá el modo de funcionamiento estándar de Musk al formar una nueva compañía: establecer una meta a largo plazo para el mejoramiento de la humanidad, adquiriendo algunos de los mejores talentos en el campo, para hacer primero un modelo de negocio sostenible que posteriormente financiará el objetivo original del proyecto.

Foto de Internet

El equipo involucra a algunos de los mejores científicos e ingenieros en varios campos, procedentes de lugares como IBM, MIT y Berkeley, cada uno con doctorado y en algunos casos con un grado extra.

El “modelo de negocio sostenible”, buscará en un principio “ayudar a personas con ciertas lesiones cerebrales graves (como accidentes cerebrovasculares y lesiones de cáncer congénito) en alrededor de cuatro años”, dijo Musk.

El objetivo a corto plazo es solo una forma de financiar el objetivo a largo plazo, y aquí es donde las cosas empiezan a ser realmente interesantes.

Musk y su think-tank no tienen todo resuelto todavía, pero la idea general es avanzar la tecnología del implante neural mientras esperan hasta que las leyes y las regulaciones permitan que se pueda implantar algo en el cerebro de una persona sana.

En última instancia, los implantes permitirían la comunicación “sin comprimir” entre las personas, siendo la parte de compresión el lenguaje. Así que en lugar de traducir tus pensamientos al lenguaje, puedes subirlos directamente al cerebro de otra persona, lo que aumentaría la velocidad de comunicación por órdenes de magnitud.

Foto de Internet

Esto podría ir (esencialmente) dos direcciones: el cerebro junto a la máquina, como una inteligencia artificial. La otra (y esto parece ser el foco principal de Musk) la velocidad de comunicación enormemente creciente entre los seres humanos, lo que permitiría a la raza humana mantenerse al día con la llegada de la inteligencia artificial superpoderosa (Musk parece pensar que es inevitable o al menos muy probable).

Esto también tendría vastas implicaciones en básicamente todo lo que hacemos y todo lo que somos. Leer instantáneamente los pensamientos de alguien podría convertir a la humanidad en un cerebro gigante, que a su vez podría acelerar de manera inconmensurable al progreso de la raza humana, y así sucesivamente.

Sin embargo Musk advirtió que no esperemos que esto se dé muy pronto, “Creo que estamos a unos 8 o 10 años de poder utilizar (implantes en el cerebro) en una personas sin discapacidad”, afirmó el ahora CEO de Neuralink.

Con información de Mashable