Donald Trump. Foto de AP

Trump insiste en que México pagará por el muro fronterizo

El presidente electo dijo que pedirá un reembolso a México para el pago de la construcción del muro en la frontera con México


El presidente electo Donald Trump dijo, en una entrevista telefónica realizada este viernes a The New York Times, que la financiación del muro en la frontera comenzará con los impuestos de los contribuyentes, lo que permitirá que los trabajos comiencen de manera más rápida pero insistió en que México sería la instancia que reembolsaría el dinero de la construcción a los Estados Unidos.

muro fronterizo
Foto de Reuters

 

En tanto, sus principales colaboradores estudiaban un plan para pedir al Congreso que garantice que habrá fondos suficientes en las arcas para construir el muro, pero utilizando una ley vigente que autoriza la instalación de bardas y tecnología en la frontera sur.

Dos funcionarios del congreso y un alto cargo del equipo de transición con conocimiento de las discusiones así lo confirmaron, hablando bajo la condición de anonimato por no estar autorizados a hablar públicamente del asunto.

Trump tuiteó el viernes por la madrugada: “La prensa deshonesta no informa que cualquier dinero gastado en la construcción de la Gran Muralla (en aras de la rapidez), ¡será reembolsado luego por México!” El presidente y altos funcionarios han dicho reiteradamente que México no pagará un muro.

Durante su campaña, Trump dijo una y otra vez a los votantes que construiría un muro a lo largo de la frontera sur y obligaría a México a pagarlo.

El vocero del equipo de transición, Sean Spicer, dijo que pagar en lo inmediato con dinero estadounidense “no significa que ha violado su promesa”. En una entrevista el viernes por la cadena ABC, Spicer dijo: “Creo que seguirá hablando con ellos (el gobierno mexicano) sobre eso”.

Por este medio se podría evitar un enfrentamiento legislativo que Trump podría perder si tratara de lograr que el Congreso aprobara una ley para autorizar la clase de muro que prometió durante la campaña.

No está claro cuánto podría hacerse a lo largo de la frontera de 3 mil 200 kilómetros sin medidas adicionales del Congreso. Los legisladores aprobaron la Ley de Cerco Seguro de 2006, pero ya se ha construido la mayor parte de esos mil 125 km.

Sin embargo, algunas áreas están en mucho mejor estado que otras, y los tramos largos son de valla que impiden el paso de vehículos pero no de transeúntes.

Cualquier medida que se pudiera tomar sin la aprobación del Congreso, probablemente se quedaría corta respecto al extravagante muro fronterizo que Trump dijo constantemente que pagaría México. Y a pesar de la participación del Congreso en la asignación de cualquier gasto, tal enfoque podría hacer que Trump fuera acusado de tratar de soslayar a la Cámara de Representantes y al Senado para tomar acciones unilaterales, algo por lo que criticó reiteradamente al presidente Barack Obama.

Una iniciativa de gastos que incluya recursos para la construcción en la frontera también podría provocar un enfrentamiento legislativo por la posible oposición de los demócratas en el Senado.

Redacción