Ser presidenciable, una fuerza
La falsa distancia