Los deslices de Rosario
Autónomos pero incompletos
Lo de Anaya, como Evo a su enemiga