Agentes del INM impidieron misa para migrantes
Foto de CNN México

El día de ayer miércoles, agentes del Servicio de Aduanas y del Instituto Nacional de Migración (INM) impidieron que el obispo de Tabasco Gerardo de Jesús Rojas López celebrara una misa en honor a los migrantes en la frontera sur de nuestro país. Dijeron “esa misa no se ha de hacer”.

Pese a la negativa, la ceremonia religiosa ocurrió pero en territorio de Guatemala que hace frontera con México.

El Vaticano, en voz del cardenal Antonio María Veglió, del Pontificio Consejo de la Pastoral para los Migrantes e Itinerantes, confirmó 24 horas después que había sido informado del percance y envió una carta redactada en español al obispo Gerardo de Jesús Rojas López donde expresó su apoyo a “todas las personas que no están dispuestas a permanecer ciegas y mudas ante las tragedias que lamentablemente afectan a nuestro tiempo.

“Deseo expresarle la cercanía espiritual de este Consejo, que es la voz de la Santa Sede para extender a todas las áreas del mundo afectadas por los flujos migratorios el llamamiento del Santo Padre Francisco a no resignarse a la globalización de la indiferencia”, indicó.

“Invitamos al diálogo y a la negociación para detener a los violentos y a los agresores; solicitamos la apertura de canales humanitarios para facilitar la ayuda a los refugiados y, en definitiva, recomendamos la adopción de normativas adecuadas, locales y supranacionales, que regulen los flujos migratorios en el respeto y en la promoción de la dignidad humana de los individuos y de los miembros de sus familias”, pudo leerse en un fragmento de la misiva.

Este gesto de La Santa Sede no tiene precedente, pues no suele ocurrir que estas oficinas pontificias tomen postura sobre hechos concretos y menos a nombre del Vaticano.

Con información de Vatican Insider