Estados Unidos tiene “muchas pruebas” de que COVID-19 se originó en Wuhan, asegura Pompeo
Imagen de microscopio electrónico que muestra la transmisión del SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19. Foto de EFE / Archivo

El secretario de Estado, Mike Pompeo, aseguró que Estados Unidos tiene una “enorme cantidad de pruebas” de que el SARS-CoV-2 -causante del COVID-19-, se originó en China.

“Puedo decirle que hay una cantidad significativa de pruebas de que esto vino de ese laboratorio en Wuhan”, afirmó Pompeo durante una entrevista con la cadena ABC News.

El secretario de Estado insistió en que la cantidad de pruebas es “enorme” a pesar de que las agencias de inteligencia estadounidenses dijeron esta semana que aún siguen examinando esa posibilidad y no han llegado a una conclusión.

Pompeo llegó a decir en un momento de la entrevista que “los mejores expertos parecen pensar que (el coronavirus) fue fabricado por el hombre”, una idea que la Oficina del Director Nacional de Inteligencia de EE.UU. (DNI) descartó rotundamente en un comunicado este jueves.

Cuando la entrevistadora le recordó ese punto, Pompeo pareció corregirse al decir que él está “de acuerdo” con ese consenso de la comunidad de inteligencia y no tiene “razones para dudar que sea correcto”.

Sin embargo, el titular de Exteriores dijo que no tiene claro si el nuevo coronavirus fue liberado intencionadamente o si fue un accidente en el laboratorio de Wuhan.

“El Partido Comunista Chino sigue bloqueando el acceso (a sus laboratorios) al mundo occidental, a los mejores científicos del mundo, para averiguar qué ocurrió exactamente”, subrayó.

“Tenemos que entrar ahí. Todavía no tenemos las muestras del virus que necesitamos”, agregó.

Cuestionado sobre si EE.UU. planea tomar represalias contra China por sus esfuerzos para “ocultar al mundo” la gravedad de la crisis en sus orígenes, Pompeo insinuó que sí, al afirmar que Pekín “creó un riesgo enorme”.

“Vamos a hacer que los responsables rindan cuentas, y lo haremos cuando nosotros decidamos”, sentenció.

Según informó esta semana el diario The Washington Post, la Casa Blanca está debatiendo propuestas para castigar a China o exigirle una compensación financiera por su gestión de la pandemia del COVID-19.

Mientras Washington afirma que el virus se originó en un laboratorio chino, algunas autoridades de China han promovido la teoría de que soldados estadounidenses introdujeron la enfermedad durante su participación en los Juegos Mundiales Militares de Wuhan el pasado octubre, algo que EE.UU. rechaza.

Laboratorio de Wuhan niega fabricación del COVID-19

El Instituto Wuhan de Virología rechazó haber creado el SARS-CoV-2, causante del COVID-19 y de la pandemia que azota al mundo actualmente con más de 3.3 millones de casos y 236 mil muertes.

Yuan Zhiming, investigador del Instituto, aseguró que “es imposible” que hayan ‘filtrado’ cualquier virus, debido a que cuentan con estrictos procesos en materia de bioseguridad.

No hay manera de que este virus saliera de nosotros; tenemos un régimen regulatorio estricto, tenemos un código de conducta para la investigación, así que estamos seguros de eso”, expresó en entrevista para CGTN.

Con información de López-Dóriga Digital y EFE