Los senadores le ponen salsa