Estimular la migración y ahora culpar a Biden
Migración, la realidad mató al discurso