El centro comercial que hacina refugiados ucranianos en plena pandemia