Vacíos legislativos
Coronavirus: el espejo sudcoreano
Todo es muy estrambótico