Amnistía: paz no, pero tampoco salud