Evo, la cortina de humo que les cayó del cielo