De guardia carcelario en Brasil a potencial candidato al Óscar