El vacío legal de las fuerzas armadas
Los 22 muertos no fueron mal negocio para los criminales