La reforma educativa al pie del patíbulo