Seguridad: ¿cuánto presionará Biden?