Salvaje intolerancia
La amenaza era clara “te voy a matar” y la mataron