Llegó la hora cero para México, para Arturo y para Hugo