CFE, de la vanidad a la oscuridad