Goldman Sachs, ¿el financiamiento de una dictadura?
Daniel Ortega abraza dentro de sí a Anastasio Somoza