Goldman Sachs, ¿el financiamiento de una dictadura?