Hambre, violencia y votos