La crisis, el riesgo de lo peor