joaquin-lopezdoriga1

Joaquín López-DórigaEn Privado

Los deslices, un riesgo innecesario

¿Pero qué necesidad del desgaste cuando el gobierno, que es lo que desgasta, aún no ha comenzado?

Minipartidos después del 1-J

Ningún partido se ha dado cuenta de la nueva realidad: la desaparición del viejo sistema de partidos

Nunca hubo tal audiencia privada con el papa

Todo comenzó cuando la doctora Loretta Ortiz anunció que el papa Francisco había aceptado participar en la ronda de foros. Lo demás fue una confusión, dejémoslo así, producto de un equipo bisoño e ignorante en estos temas

La cartilla de AMLO

López Obrador tuvo un primer encuentro con Diputados y Senadores donde les dejó claro quién es y será quién en los próximos seis años

Adiós al viejo sistema de partidos

Se acabó el sistema de los llamados tres grandes partidos. El 1 de julio dejaron de serlo desplazados por 30 millones de votos para López Obrador

Los detalles de aquel domingo

Los detalles de aquel domingo en que había terminado una era y se anunciaba, ya, el inicio de otra

La Cuaresma de Ebrard en la Cancillería

Así fue la cuaresma de Ebrard en la Cancillería, a la que volverá en cuanto López Obrador lo proponga al Senado que, con la mayoría de Morena, lo aprobará de trámite

Me confirman que el poder es ‘chingón’

¡Quién nos iba a decir que los primeros enemigos y detractores de López Obrador serían los primeros en salir a canonizarlo como si nadie tuviera memoria…!

El poder es chingón

López Obrador, al que aún por la mañana lo descalificaban despectivamente como populista, y a la medianoche pensaban cómo congraciarse con él

La derrota de los partidos

El resultado electoral del domingo representa la gran derrota de los partidos y confirma su crisis derivada del rechazo de la sociedad

Una jornada extraordinaria

Y me sentí bien, muy bien. Con la satisfacción de haber podido participar en la cobertura de un día histórico

Más de 58 millones de spots

Esta es la última columna que publico antes de la jornada electoral más importante y más decisiva de nuestras vidas, de los nuestros y del país