hector-aguilar1

Héctor Aguilar CamínDía con día

La ciudad de los palacios y la de los fanáticos

Latrobe fue un precoz y empedernido viajero inglés que visitó muy joven Estados Unidos y México, entre 1832 y 1836, y del que José Ignacio Lanzagorta ha hecho una larga, erudita y deliciosa evocación

Los músicos abandonan la Revolución

Esto último es un castigo injusto y miserable para quienes no hicieron sino expresarse, pero el aguzado instinto de los represores cubanos no se equivoca en tenerles miedo

Cuba: el fin del silencio

Nada puede saberse de la vida en la isla salvo lo que constata cada quien y lo que transmite radio bemba sobre la experiencia de otros

La dictadura minuciosa

Eso es lo que rompió el periodismo digital y el uso libre de internet en la isla durante unos años, a raíz de la visita de Obama, hasta dar paso a la rebelión civil del 11 de julio de 2021

La soledad de Cuba

Llegado a ese punto, el ejército no tendría sino la opción de reprimir a su gente o unirse a ella: masacrar o reformar. En ambos casos, el fin de la Revolución

Los buenos viejos tiempos… eran terribles

La ciudad tenía 170 mil habitantes en 1810, básicamente los mismos en 1850, y no era el lugar más saludable para vivir

El regreso del bicho

La diferencia entre las cifras confirma lo que habían dicho varios investigadores dedicados a precisar los números reales de la pandemia

Futureando: el oficialismo y la oposición

No se ven grandes candidatos en la oposición, pero tampoco en el oficialismo. La caballada está flaca en ambos frentes

El futurismo y quien lo puso

Nuestros partidos tienen reglas de selección opacas, que ni sus dirigencias ni la prensa transparentan, y que dan lugar, por su esencial falta de garantías en la competencia, a rupturas, desagregaciones y fuga de los inconformes a otros partidos

Primeras cábalas futuristas

Llamaré “cábalas” a todas estas formas ilustres y socorridas propias del género del futurismo y de quienes incurren en él

Lucas Alamán, el conservador visionario

Mi optimismo pasa por pensar que, si México pudo vencer aquel momento, puede vencer todas sus desgracias presentes, pequeñas cuando se las compara con las de 1849, año del prólogo de la Historia

México: un presente en busca de futuro

Pero corregir no parece estar en el corazón apasionado del proyecto, sino persistir. No hay en la llamada 4T espíritu de autocrítica ni hay, por lo mismo, ánimo de corrección.

Revolución y democracia

La contradicción que Brandt, Kreisky y Palme discutieron largamente en cartas y reuniones era que el supuesto central de la socialdemocracia simplemente no podía cumplirse

Menú de accesibilidad