Un valedor llamado, Tomás