Salazar, el visitante frecuente