Juan Carlos I, ¿autoexilio o a tomar por saco?