Las marcas dejan de lado al Chelsea