Foto de AP

Rebeldes desfilan en ciudad ucraniana

La ciudad de Lugansk ha sufrido carencia de agua y electricidad por un mes mientras que en Donetsk complejos residenciales fueron bombardeados


La devastada ciudad ucraniana de Lugansk, que en gran parte ha carecido de agua y electricidad durante más de un mes, tuvo el domingo un inusual día de júbilo cuando combatientes rebeldes desfilaron victoriosamente en vehículos militares a través de las calles.

En Donetsk, la otra capital regional, el consejo municipal dijo el domingo que dos barrios residenciales cercanos a un aeropuerto en poder del gobierno fueron alcanzados por proyectiles. Tropas gubernamentales repelieron un ataque al puerto aéreo realizado por unos 200 combatientes durante la noche, y no hubo bajas militares, dijo a periodistas Volodymyr Polyovyi, vocero del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania.

Un acuerdo de cese del fuego, decretado el 5 de septiembre, ha sido violado reiteradamente desde el principio, y aún se escuchan explosiones a diario en Donetsk. Pero en algunos poblados, la disminución de los combates ha permitido el regreso de algo de normalidad, a medida que los residentes salen de los sótanos donde se protegieron de los proyectiles durante semanas y se percatan de los daños sufridos a consecuencia de casi cinco meses de enfrentamientos.

Gradualmente surgieron señales de vida en Lugansk, que fue atacada por proyectiles de fuerzas ucranianas en un intento por expulsar a los rebeldes separatistas que operan en la ciudad.

La población de Lugansk de aproximadamente 250.000 personas, reducida debido a la guerra, salió de sus refugios para celebrar el domingo el “Día de la ciudad”. Éste inició con una nota sombría a medida que sacerdotes encabezaron a cientos de residentes en una oración en recuerdo de quienes murieron durante el asedio de las fuerzas ucranianas a la ciudad.

En declaraciones durante la ceremonia religiosa al aire libre organizada por la iglesia Señora de los Dolores, el líder separatista local Igor Plotnitsky guardó luto por quienes murieron, y en una inusual declaración conciliatoria pública pidió absolución para los responsables.

En gran parte de Lugansk, ventanas rotas, edificios quemados y cráteres en el camino son testimonio de una campaña de proyectiles frecuentemente imprecisa.

Al otro lado de la avenida frente a la oficina regional de conscripción militar, ahora transformada en el cuartel del rebelde Batallón Zarya, el techo de un edificio de apartamentos de varios pisos estaba hundido a consecuencia de un ataque.

Los daños a la infraestructura básica han dejado a gran parte de la ciudad sin electricidad ni agua potable desde principios de agosto.

Después de que resultó dañada una planta de reciclaje de basura, ésta comenzó a apilarse en las calles, lo que hizo que las autoridades locales advirtieran sobre los potenciales riesgos a la salud. Sin embargo, en días recientes se han comenzado a limpiar las calles y ahora hay suministro eléctrico en algunas áreas exclusivas.

El sábado llegó a Lugansk una caravana rusa con alimentos en un esfuerzo por aliviar la escasez en la ciudad.

Con información de AP.