CARLOS MARÍN

¿Un “hoyo negro” que “brillará”?

¿Un “hoyo negro” que “brillará”?


A propósito de okupas y el auditorio de la Facultad de Filosofía y Letras, nada indica que quienes lo detentan vayan a entregarlo de manera voluntaria, por más que la comunidad universitaria quiera, como corresponde, poner fin mediante el diálogo al viejo despojo.

El agandalle del puñado de encapuchados (¿12, 20?) es tan resuelto como fraudulento: “No permitamos que la privatización nos quite el único lugar digno, rebelde y autónomo en la UNAM, que es ocupado por y para el pueblo”, se lee en una de sus pancartas.

Y por Twitter lanzan mentirosas proclamas que parecen sugerir algo más grave que lo dicho en su literalidad: “El auditorio es un espacio muy hermoso, pero también un hoyo negro que consume enorme cantidad de energía y trabajo. Si no lo hacemos brillar como ustedes quisieran es porque falta mayor cantidad de trabajo colectivo. Nuestro esfuerzo es insuficiente y lo sabemos. Pero no aceptamos la idea de que tienen que ser las jodidas autoridades universitarias quienes supuestamente lo hagan brillar con dinero…”.

¿Llamado a que el “hoyo negro” brille por incendio?

 

cmarin@milenio.com