JOAQUÍN LÓPEZ-DÓRIGA

Que enero no sea presagio

Que enero no sea presagio


Aquí entre el pasado, el presente, el futuro y la fantasía. Nada mal para un año nuevo.  Florestán

 

Por años sostuve que lo más actual en un regreso de vacaciones era un periódico del día de su inicio.

Sin embargo, los primeros días de este año nuevo corrieron de una manera frenética.

El incremento en los precios de las gasolinas fue el detonador de una serie de hechos violentos que llevaron de las marchas de protesta, a los bloqueos, motines, saqueos, detenidos, que desde un sector se celebró, en una pobreza de ideas, como la primavera mexicana que llevaría al fin del actual gobierno, la instalación de un nuevo régimen y el surgimiento de un líder carismático que lo condujera.

Lo cierto es que estos primeros días de enero, por su dificultad y riesgo, por su incertidumbre, me llevaron a los de enero de 1994, año que marcó el antes y después de nuestro país, cuando en las primeras horas del año nuevo se conoció el alzamiento del EZLN, su declaración de guerra, los primeros ataques con muertos y heridos de ambas partes, y la proclama: deponer el régimen que presidía Carlos Salinas.

Tras los primeros días de incertidumbre y temor, el día 10 se formó la Comisión para la Paz y la Reconciliación de Chiapas, con Manuel Camacho Solís al frente, y dos días después, el 12, declaró un cese al fuego unilateral, iniciando, en febrero en San Cristóbal de las Casas, el diálogo de paz.

Siguieron los grandes secuestros: Ángel Lozada, Joaquín Vargas, Alfredo Harp; el asesinato del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio, el 23 de marzo, y la nominación forzada y operada por el mismo Salinas de Ernesto Zedillo como candidato sustituto, el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu, el 28 de septiembre, y la crisis económica que estalló el diciembre provocando una ruptura y choque entre Salinas y Zedillo, aún latente.

No digo que los hechos de la primera semana de este año, conduzcan a un conflicto desbordado como el de 1994, pero vivimos un problema económico, financiero, con delicadas expresiones sociales y, de no atenderse con eficacia y rapidez, de gobernabilidad.

Y todo esto sin agregar, aún, la incertidumbre y riesgo del factor Trump.

RETALES

1. ATENTADO. Se resolvió con rapidez providencial, el intento de asesinato de un vicecónsul de Estados Unidos en Guadalajara, cuyo autor, de nuevo providencialmente, resultó ser otro estadounidense, pero de origen indio;

2. PROTOCOLO. A las ceremonias de toma de posesión de los presidentes de Estados Unidos, en el Capitolio de Washington, no invitan, ni asisten, jefes de Estado ni de gobierno. Cada uno es representado por su embajador; y

3. OCURRENCIAS. Ayer en la reunión de los gobernadores, asistieron 21, que integran las comisiones de Hacienda y Energía de la Conago se habló de eliminar el IEPS a las gasolinas, que fue desechado de inmediato por los ingresos que representa a cada gobierno. Solo el de Sonora recibe 6 mil millones de pesos anuales.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com