JOAQUÍN LÓPEZ-DÓRIGA

Ochoa: tres-cero

Ochoa: tres-cero


Le regresó el cuerpo al alma.  Florestán

 

Recuerdo que el 21 de enero de este año, a meses de las elecciones del pasado 5 de junio donde estaban en juego 12 gubernaturas, le pregunté a Manlio Fabio Beltrones, presidente del PRI, que cuál sería el marcador y muy forzado, al insistirle, me dijo que 9-3, es decir, que su partido ganaría nueve estados y la oposición, el PAN sin mencionarlo, las otras tres.

Pero Beltrones no conocía aún quiénes serían los candidatos, ni quiénes intervendrían en sus designaciones, ni de dónde saldrían los apoyos para todos.

Cuando corrieron las semanas y fueron surgiendo los candidatos a las 12 gubernaturas, en privado hizo una ligera corrección, pero se sostenía en su pronóstico de enero: 9-3.

Las campañas empezaron a mostrar otros rostros: tres candidatos, del PAN, se centraron no en su opositor, sino en el gobernador saliente, Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo, a los que prometieron, como eje de su campaña, meterlos a la cárcel. Los tres ganaron y de sus antecesores, uno está prófugo, Javier Duarte, otro tiene las primeras denuncias, Roberto Borge, y contra  César Duarte todavía no tienen nada firme, como habían prometido que tendrían. No aún.

Pero la noche de aquel 5 de junio el resultado fue devastador para el PRI, que perdió siete estados y algunas de las principales ciudades en juego.

A los pocos días, Beltrones hizo pública la decisión que ya había tomado, de renunciar a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, al que llegó, desde la dirección de la CFE, en forma sorpresiva, Enrique Ochoa Reza.

Pues bien, ayer, el actual dirigente tricolor me dijo que su proyección para las elecciones del año que viene es de 3-0, es decir, que el PRI ganará, me aseguró, los gobierno de Coahuila, Nayarit y, sin duda, apuntó, el del Estado de México, cuyo candidato deberá conocerse el 23 de enero y en cuya final aparecen una mujer, Ana Lilia Herrera, el diputado Alfredo del Mazo y el presidente del PRI local, Carlos Iriarte. Pudieran surgir otros si partimos de que el elegido es el que les garantice la victoria, pero eso dependerá de las circunstancias.

Por lo pronto, y a su favor, se ha diluido la alianza PAN-PRD, que de formarla será con un candidato de segunda división, lo que adelanta que el PRI mantendrá el estado clave, México, central para el proyecto presidencial de 2018.

RETALES

1. RELEVO. En círculos de la cancillería descalificaron lo apuntado aquí sobre un refresco en enero, cuyas iniciales serían Luis Videgaray. Al tiempo;

2. CDMX. Ante la pobreza de cuadros priistas para competir por el gobierno de Ciudad de México, en julio próximo, Pablo Escudero podría ir por el Verde, aliado al PRI; y

3. TELE. No sé por qué los constituyentes de Ciudad de México insisten en legislar en lo oscurito cuando tienen el canal del Congreso. A menos que no se los presten.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com