CARLOS MARÍN

Nada de “suspensión de garantías”

Nada de “suspensión de garantías”


Contra lo que afirman quienes promueven desconfianza y paranoia, el marco legal para el involucramiento del Ejército y la Marina Armada en tareas policiacas no implica suspender las garantías individuales ni conduce a decretar estados de excepción.

Se trata de:

1. Precisar lo que represente para la población civil una amenaza y su grado de intensidad, a fin de resolver si el tema es de seguridad pública o de seguridad interior.

2. Definir si la decisión de enviar las tropas es responsabilidad del Consejo Nacional de Seguridad Pública o del Gabinete de Seguridad Nacional.

3. Determinar el área de acción militar y establecer plazos para terminarla.

La salida de los cuarteles comenzó hace diez años a petición del gobernador de Michoacán para neutralizar la carnicera narcodelincuencia de una de las bandas del narcotráfico, y desde entonces basta que un mandatario estatal confiese que no puede con la inseguridad común para solicitar soldados… hasta para cuidar escuelas y cruceros de calles.

De ahí la urgencia de que se legisle.

cmarin@milenio.com