JOAQUÍN LÓPEZ-DÓRIGA

Lo que se decide en el Edomex

Lo que se decide en el Edomex


El secreto de soñar es no cerrar los ojos.  Florestán

 

Por años se habló de esa leyenda urbana de que las elecciones en el Estado de México eran el laboratorio político del país, haciendo alusión a su influencia en la elección presidencial que es siempre al año siguiente.

Los bisoños repetían ese lugar común como para darle más peso a unas elecciones que, de por sí las tienen, y ahora más que nunca.

Pero en el pasado era otra cosa.

En 1999, Arturo Montiel ganó esas elecciones y al año siguiente, 2000, el PAN ganó las presidenciales vía Vicente Fox, que sacó al priismo de Los Pinos.

En 2005, Enrique Peña Nieto volvió a ganar el Estado de México y el PRI volvió a perder la Presidencia con Roberto Madrazo ante Felipe Calderón y mandó a su partido a la tercera fuerza.

En 2011, Eruviel Ávila arrasó en las elecciones mexiquenses, y el PRI, en 2012, vía Peña Nieto, recuperó la Presidencia de la República.

Hoy, que el PRI no tiene los principales fondos de votos desde Ciudad de México, pasando por Veracruz, Puebla, Nuevo León, Oaxaca y apuntaría hasta Jalisco, mantiene el principal fondo que es el Estado de México con once y medio millones de votantes, lo que en esta circunstancia lo hace más valioso, de mayor peso y, por lo mismo, la elección el primer domingo de junio próximo, adquiere otra dimensión, que crece cuando el presidente Peña Nieto es mexiquense y en ese estado nunca se ha dado la alternancia.

Los enemigos del PRI lo dan por derrotado, cuando no han resuelto el tema de sus candidatos, como tampoco lo ha hecho el tricolor, que tendrá humo blanco del 23 al 24 de enero.

Se ha hablado de una alianza PAN-PRD, que tiene su mayor obstáculo en un candidato común: ni Luis Felipe Bravo Mena quiere participar, ni Alejandro Encinas, ambos fueron candidatos en 1994 y en 2011, lo que abriría el triunfo a la alianza PRI-Verde-Panal-PES, con un candidato o candidata, fuertes.

Por lo demás, en esa elección de 2017, no solo se resolverá la sucesión del Estado de México, podría, también, resolverse la de 2018.

RETALES

1. AMIGOS. Nunca se habían reunido los antecesores de un secretario del gabinete como ocurrió ayer en Palacio Nacional cuando convocados por José Antonio Meade, se sentaron a hablar de los retos que vienen, David Ibarra Muñoz, Pedro Aspe, Jaime Serra, Francisco Gil, Ernesto Cordero y Agustín Carstens. Faltaron Jesús Silva Herzog, Guillermo Ortiz y Luis Videgaray. José Ángel Gurría permanece en París;

2. FOTO. Ya en esto de los retratos, en estos días volverá Emilio Chuayffet a la Secretaría de Educación Pública, invitado por su sucesor Aurelio Nuño Mayer, a develar su retrato como ex titular de esa dependencia; y

3. BREVE. Será breve la estancia de Roberta Jacobson como embajadora en México. Tardó diez meses en llegar y se irá con el arribo de Trump, que la identifica con Hillary Clinton, de quien fue subsecretaria.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com