CARLOS MARÍN

Inocentes y culpables: suelo parejo

Inocentes y culpables: suelo parejo


El diagnóstico y plan de trabajo para estandarizar la procuración de justicia en el país con apego al nuevo sistema penal acusatorio, presentado ayer a la Junta de Coordinación Política del Senado por el procurador general, Raúl Cervantes, parece un sueño.

Algo tan complejo, en vez de exponerlo como iniciativa de ley a perderse en el manicomio legislativo, surgirá de mesas de trabajo guiadas por académicos del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, del Centro de Investigación y Docencia Económicas y del Instituto Nacional de Ciencias Penales.

La decisión tiene el respaldo de la Conferencia Nacional de Gobernadores, cuyas procuradurías o fiscalías deberán uniformar sus estructuras y procesos internos.

El diseño del nuevo modelo tampoco quedará a expensas de lo que cada institución estatal o federal suponga, sino que será resultado de un diálogo abierto, académico y democrático entre quienes mejor dominan el tema.

Cervantes resumió así lo que se antoja utópico: “Que nunca más haya un auténtico inocente condenado ni un auténtico culpable impune…”.

Así sea.

cmarin@milenio.com