JOAQUÍN LÓPEZ-DÓRIGA

Indiferencia por Ciudad de México

Indiferencia por Ciudad de México


Al final de la partida todos acaban en la misma caja: caballos, torres, alfiles, peones y hasta el rey y la reina.
Florestán

En varias ocasiones me he referido a las elecciones por la Jefatura de Gobierno de Ciudad de México, a las que solo el PRD ha dado importancia al colocar como candidatos a figuras competitivas y de peso mientras que, a falta de cuadros, el PRI reciclaba y repetía mientras el PAN importaba externos.

Por eso el PRD ha nominado en 1997 a Cuauhtémoc Cárdenas, en 2000 a Andrés Manuel López Obrador, en 2006 a Marcelo Ebrard y en 2012 a Miguel Mancera que, externo, fue por la alianza de izquierda. Y en todos los procesos ha ganado.

El PRI, le contaba, se fue con Alfredo del Mazo, en 1997, Jesús Silva Herzog, en 2000, y Beatriz Paredes en 2006 y 2012. Todos perdieron.

El PAN, en 1997, jugó a un gran personaje pero muy mal candidato, Carlos Castillo Peraza, en 2000 al recién llegado Santiago Creel, a Demetrio Sodi, que era senador por el PRD, en 2006, y a Isabel Miranda, otra externa no militante, en 2012. Y, como los priistas, todos perdieron.

Para 2018 la diferencia está en la escisión perredista provocada por Andrés Manuel López Obrador al fundar Morena, que mira a Claudia Sheinbaum y a Ricardo Monreal, mientras en el PRD, la quiere su dirigente Alejandra Barrales, Patricia Mercado y Salomón Chertorivsky, y un gran personaje que sin ser el mejor posicionado es el más reconocido e independiente: el doctor Armando Ahued, que lleva una década como secretario de Salud y al que no hay que perderle la vista porque podría ir por el PAN, por el PRI, por una alianza o por la libre.

En el PAN no veo a ninguna figura, a menos que Ricardo Anaya se quedara con la candidatura presidencial y postulara Margarita Zavala, con miras a 2024.

Por el PRI tampoco destaca nadie, a menos que se alíe al candidato del Verde, Pablo Escudero.

Pero como todos siguen con la mirada puesta en la grande del 18, nadie atiende este juego que es central, cargo que siempre hace a su titular, presidenciable.

RETALES

1. CONFLICTO. Humberto Moreira, como ex presidente del PRI, es integrante de su Consejo Político Nacional. Y Enrique Ochoa me dijo que no sería candidato priista a diputado local en Coahuila. Pero lo será por el llamado Partido Joven, que resulta que es el aliado del PRI. ¿Entonces sí o no?;

2. OJO. Este domingo vence el plazo en el Estado de México para anunciar las alianzas de cara a la elección de gobernador en junio. Y el que no las anuncie no las podrá hacer. El PAN y el PRD no saben qué hacer. Los dirigentes quieren, pero no tienen con quién. El PRI ya celebra; y

3. POQUITO. También hay elecciones para gobernador en Nayarit, donde Layín, Hilario Ramírez, el alcalde de San Blas que reconoció haber robado poquito y levanta faldas a las jóvenes, quiere la candidatura independiente. Y por dinero no para.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com