CARLOS MARÍN

“Gasolinazo”: muerte súbita

“Gasolinazo”: muerte súbita


Anoche, en Puig a las Diez, Héctor Aguilar Camín reprochó al gobierno federal no haber explicado el gasolinazo, los aumentos que se aplicarán en febrero, la razón de que a partir de entonces fluctuarán día con día ni las razones de la variación de precios en 90 regiones del país.

Lamentó asimismo el “pésimo papel” de los medios periodísticos para que se entienda tamaño desmadre.

Espero no equivocarme, pero (¡aleluya, aleluya!) creo saber al menos por qué será distinto el valor de una misma gasolina en distintos lugares: por los costos de traslado.

Llevar combustibles (en pipas, oleoductos, barcos o ferrocarril) a puntos lejanos de las refinerías (fuera o dentro del territorio nacional) no cuesta lo mismo.

A partir del 1 de enero se aplicó eutanasia al subsidio y los precios de Magna, Premium y diésel serán determinados por el canijo mercado (José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, dice que la medida debió tomarse hace diez años).

El México en que la tierra era plana murió el último día del año.

cmarin@milenio.com