JOAQUÍN LÓPEZ-DÓRIGA

Desdén por las elecciones de CdMx

Desdén por las elecciones de CdMx


La historia lo absorberá.
Florestán

Yo no sé por qué las elecciones para jefe de Gobierno de Ciudad de México siempre se han relegado, siendo que esa posición ha sido siempre presidenciable, ciudad-capital donde el PRI perdió su mayoría histórica en el Congreso en 1997 y desde entonces no la ha recuperado, ni ha ganado la elección central, y salvo excepción algún distrito electoral federal, cero locales, ni hablar de senadores y, por excepción, alguna delegación.

Desde que se activó en 1997 la reforma electoral de 1996, el PRI desapareció, si es que alguna vez existió como partido y no como brazo operativo del gobierno, lo mismo que el PAN, que nunca ha pintado más que en dos o tres delegaciones. Ciudad de México fue, desde entonces, del PRD hasta que Andrés Manuel López Obrador lo dividió con la creación de Morena, con quien hoy comparte mayorías locales y federales.

Esta situación es producto de la indiferencia del PAN y del PRI, que nunca se han ocupado de proponer candidatos competitivos. El PRI repitió en 2006 y en 2012, a Beatriz Paredes; en 2006, el PAN pescó al entonces senador por el PRD Demetrio Sodi y seis años después a la señora Isabel Miranda de Wallace, es decir, dos externos.

Antes, en 1997, Cuauhtémoc Cárdenas logró la primera victoria en el gobierno del entonces Distrito Federal, arrasando a Carlos Castillo Peraza, el único candidato panista a esa posición, y al priista Alfredo del Mazo.

Y en 2000, Andrés Manuel López Obrador venció a Santiago Creel, por el PAN, que ni con el impulso Fox pudo, y a Jesús Silva Herzog Flores, por el PRI. Y en 2006, Marcelo Ebrard con el efecto AMLO.

Hoy, que solo se habla de la sucesión presidencial de 2018, es tiempo de mirar la de CdMx, donde el PAN está igual, sin figuras competitivas propias, mientras que el PRD deja ver a su dirigente nacional, Alejandra Barrales, con el apoyo de Miguel Mancera, Morena a Ricardo Monreal y a Claudia Sheinbaum, por decisión de López Obrador, y del PRI asomaría Aurelio Nuño.

No acabo de entender el desdén partidista por el gobierno de una de las ciudades más grandes del mundo.

RETALES

1. CENSURA. Por primera vez en la historia, en el Tribunal Electoral, su sala superior tendrá que fijar postura sobre el decreto censor de la Comisión de Quejas y Denuncias del INE para aplicar la censura en internet y sacar, como ordenó, del portal de Noticieros Televisa, la entrevista a Rafael Moreno Valle, que la misma junta censora calificó como libre ejercicio periodístico, pero castigó por las respuestas;

2. RIESGO.El proceso del constituyente de Ciudad de México, que debe promulgar su ley máxima el 5 de febrero, podría entrar en un segundo ciclo si no hay acuerdos legales y a tiempo; y

3. TIEMPOS. Y en el Senado se van a llevar todo el año que viene para resolver las designaciones del Fiscal General de la Nación y del Fiscal Especial Anticorrupción.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com