CARLOS MARÍN

Argumentos ajenos a la realidad

Argumentos ajenos a la realidad


Se quiere frenar la ley de seguridad interior que se procesa en el Congreso para definir, facultar y limitar la participación y retiro de las fuerzas armadas en determinadas áreas cuando trabajen contra el crimen organizado.

El reclamo surge del CIDE, agrupaciones diversas y los centros De Vitoria y Pro.

A su vez, la CNDH quiere que se posponga.

Reclaman medidas “no militarizadas” y sueñan con que solo las autoridades civiles se hagan cargo de la seguridad pública.

Razonamientos ideales, pero ajenos a la realidad.

Aventuro esta analogía:

Un cuidador del zoológico se descuida, el león lo derriba y comienza a devorarlo. Alarmados, sus compañeros claman auxilio. Llegan un veterinario y un domador. El primero con cerbatana y rifle de dardos para sedar a la bestia, y el segundo con su banco y un látigo.

Para fortalecer el símil, supongamos que uno fue formado en la Marina y en el Ejército el otro.

Cabría entonces preguntarse si tendría sentido que se les abucheara: “¡Miserables! ¡Eso es uso desproporcionado de la fuerza…!”

¿Quién diablos hay entonces para neutralizar al león?

cmarin@milenio.com