Foto de @iexploreph17

McDonald’s del Vaticano regalará mil comidas a indigentes

En colaboración con la Limosnería Apostólica, el restaurante ofrecerá comida cada lunes


Pese a las críticas de algunos cardenales por la apertura a unos pasos de la Plaza de San Pedro de uno de sus locales, la cadena de comida rápida McDonald’s gana adeptos en las inmediaciones del Vaticano e incluso ofrece hamburguesas a los indigentes de la zona.

La asociación Medicina Social y el McDonald’s Borgo Pío (que toma el nombre de la histórica calle que da acceso a la Santa Sede) firmaron un acuerdo para dar de comer a las personas indigentes.

Foto de @spoggioli1

Gracias a este acuerdo serán puestos a disposición unos mil menús que serán distribuidos en las cercanías de la basílica papal en colaboración con la Limosnería Apostólica, la oficina vaticana que realiza acciones de caridad en nombre del Papa.

La distribución se dará cada lunes, a partir del próximo 16 de enero, desde las 13:00 h (tiempo local) en la zona de San Pedro y Via della Conciliazione, la gran avenida que une la plaza vaticana con la ciudad de Roma.

La apertura del McDonald’s vaticano, el pasado 3 de enero, reavivó una polémica que ya había nacido en octubre (cuando se supo del acuerdo entre la administración vaticana y la cadena estadounidense) y en parte alimentada por los medios de comunicación.

El local de 500 metros cuadrados donde funciona el restaurante, que ocupa un tercio de la manzana, es propiedad del APSA (Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica). Anteriormente allí funcionaba un banco, cerrada algunos años atrás.

En su momento el cardenal Elio Sgreccia, vecino del negocio, calificó a la decisión de alquilar el inmueble a la empresa de comida rápida como “una decisión perversa y controvertida”. Sobre todo considerando las constantes críticas del Papa Francisco a las multinacionales de la economía salvaje.

Esas críticas parecen no haber sido un impedimento para que la oficina vaticana decidiese alquilar el espacio, por el cual recibe en torno a los 30 mil euros según calculó el diario italiano La Repubblica. Tampoco las molestias de la asociación de defensa del barrio histórico que rodea al Vaticano.

Redacción