Volkswagen se declara culpable y tendrá que pagar 4.3 mil mdd

Un jurado en EE.UU. imputó a 6 empleados de alto nivel de Volkswagen por el caso donde la empresa falseó la emisión de contaminantes


Un jurado investigador en Estados Unidos imputó a seis empleados de alto nivel de Volkswagen por el caso donde la empresa falseó la emisión de contaminantes, mientras la automotriz admitió culpabilidad y acordó pagar 4 mil 300 millones de dólares.

Las imputaciones federales y el acuerdo con la fiscalía fueron anunciados el miércoles por el Departamento de Justicia en Washington, en el escándalo sobre la violación de emisiones y un vasto esquema para encubrirla.

Se trata de la mayor penalidad impuesta por el gobierno contra un fabricante de autos.

Foto de Reuters

Volkswagen instaló software en motores diésel que permitía a los vehículos controlar las emisiones durante pruebas del gobierno y apagarlo una vez el coche regresaba a las calles. El software mejoraba el rendimiento de los motores, pero emitía óxido de nitrógeno a un nivel 40 veces mayor que el permitido.

Los reguladores confrontaron a empleados de VW sobre el uso del programa informático a mediados del 2015. La automotriz alemana inicialmente negó haber usado el software, pero finalmente lo admitió en septiembre de ese año.

En una conferencia de prensa el miércoles, la secretaria de Justicia, Loretta Lynch dijo: “Volkswagen ofuscó, negó y mintió”.

El acuerdo anunciado requiere que VW coopere con la investigación en curso, que pudiera llevar a más arrestos de empleados.

Documentos del gobierno acusan a seis supervisores de Volkswagen de mentirles a reguladores ambientales gubernamentales o destruir archivos de computadoras que contenían evidencia.

Foto de Reuters

El fabricante de autos alemán aceptó el nombramiento de un monitor independiente para supervisar el cumplimiento y medidas de control durante tres años.

La automotriz alemana alcanzó previamente un arreglo civil de 15 mil millones de dólares con las autoridades ambientales y dueños de vehículos en Estados Unidos bajo el cual acordó comprar hasta 500 mil autos.

La compañía enfrenta además una demanda de inversionistas y una pesquisa penal en Alemania. En total, 11 millones de vehículos en el mundo estaban equipados con dicho software.

Redacción